Al igual que el otro dia os hablábamos de Chrome Remote Desktop, hoy os voy a enseñar un programa dedicado precisamente a eso, al control remoto de ordenadores. Y hablando de ese tema, qué mejor que presentaros al rey de la categoría: TeamViewer.

Lo primero de todo: es una aplicación gratuita y multiplataforma (Windows, Mac OS, Linux y moviles), siempre y cuando la queramos utilizar para uso particular (controlando un ordenador cada vez). En el caso de que queramos la versión para empresas, deberemos acogernos a alguna de sus tarifas de licencias.

Pero aquí os vamos a mostrar la aplicación gratuita, que para un uso doméstico cumple perfectamente con todos los requisitos.

Lo primero, descargar el instalador desde la página oficial.

Durante la instalación determinaremos si vamos a acceder a ese ordenador de forma habitual (con lo que la ID siempre será la misma, de modo que si por ejemplo queremos controlar el ordenador de casa des del trabajo, podemos hacerlo así) o no (en ese caso, generará una ID de asociado aleatoria cada vez). También configuraremos una cuenta de usuario gratuita que nos ayudará en las conexiones (podemos tener una lista de los ordenadores conectados a través de esa cuenta, para facilitar el control).

Tras instalarlo podremos configurarlo, pero en lo que debemos fijarnos es en el icono que nos aparece en la barra de tareas:

Haciendo click con el botón secundario, accederemos a las diversas opciones que nos ofrece, pero ahora vamos a centrarnos básicamente en la pantalla principal:

Aquí tenemos básicamente todas las opciones que nos ofrece Teamviewer: control remoto de ordenadores y ceder el nuestro para ser controlado.

Nuestra ID es la que deberemos dar a la persona que debe controlar nuestro ordenador, y si somos nosotros los que debemos controlar un ordenador remoto, esa persona deberá darnos su ID y deberemos colocarla en el apartado correspondiente (a la derecha, en el cuadro de texto). Como vemos, nos ofrece 3 tipos de conexión: control remoto, solo transferencia de archivos, y VPN.

Vamos a hacer una conexión de prueba para mostraros cómo funciona.

Primero, cogeremos la ID de usuario del ordenador a controlar y la introduciremos en el ordenador “controlador”, y posteriormente haremos click en “Conectar con asociado”. Tras eso, nos pedirá la contraseña que aparece en el ordenador a controlar (deberá proporcionárnosla la otra persona también), para verificar completamente que es una conexión remota autorizada. Tras estos sencillos pasos, y emulando a uno de los grandes clásicos del cine, podemos decir que estamos dentro.

Según este configurado el ordenador, podremos tener acceso total al otro ordenador, y justo encima nos aparecerá una barra de ajustes que nos servirán para controlar la calidad de la imagen que estamos viendo, activar/desactivar el audio o el video, hacer el comando Ctrl+Alt+Supr, bloquear/apagar/reiniciar el ordenador remotamente… Y un sinfin de opciones que nos ayudarán a controlar remotamente de la mejor manera posible.

Además tiene un añadido muy curioso a la par que útil: Nos permite chatear directamente desde la aplicación (puede ser muy útil para asegurarnos de que la otra persona está entendiendo el procedimiento, o para irlo relatando conforme lo hacemos. Este chat puede ser via texto o via VOIP. Si, también permite VOIP! Y como guinda del pastel, además permite la grabación en un archivo de vídeo de la conexión, así que el asociado puede guardarlo a modo de tutorial para futuras veces que tenga el mismo problema.

Y para cerrar la conexión es tan sencillo como cerrar la ventana. ¿A que no tiene ningún misterio?

Además, si son ordenadores que están asociados a la misma cuenta de Teamviewer, podemos conectar directamente desde el apartado “Mis ordenadores” en la pantalla inicial. De ese modo, simplemente haciendo doble click sobre cualquiera de ellos, accedemos directamente.

La verdad es que es un programa bastante liviano (el instalador pesa apenas 3MB) y sencillo de instalar, con lo que ahora cuando vuestros conocidos os pidan que vayais a ayudarles a instalar el antivirus, a instalar algun programa complicado o cualquier otra solución que se puede dar por via telefónica, solo tendréis que pedirles que se instalen Teamviewer y podréis hacerlo cómodamente des del sillón de vuestra casa sin tener que desplazaros ;)

Puede que tras instalarlo apreciéis que en algunas ventanas, al lado de los iconos de maximizar, minimizar y cerrar ventana os aparezcan dos flechas. Esto es para controlar si por ejemplo no queréis que el controlador remoto pueda acceder a algun programa, como por ejemplo el explorador de archivos, al navegador… Pero haciendo click con el botón derecho podéis desactivarlo sin problemas (se puede volver a activar en las opciones de Teamviewer).

Además hay que tener en cuenta que posee aplicación para terminales móviles. Yo personalmente lo he utilizado alguna vez y me ha salvado de algún apuro (recuerdo una vez que me dejé un proyecto guardado en el ordenador de casa, y accediendo des del móvil pude arrastrar el archivo a Dropbox y descargarlo posteriormente des de un ordenador).

Los usos son totalmente ilimitados, y creo que no está de más tener una aplicación así en la reserva, ya que nunca se sabe cuando os llamará vuestro tío, vecino, amigo del alma que solo te habla cuando se le estropea el ordenador…

Categorías

Geek, Internet, Ordenadores, Software, Tutoriales

Tags

, ,