Todo sobre el PLC: Accede a Internet desde cualquier enchufe de tu casa

Crear redes en el hogar es desde hace ya años algo muy común, y desde que el WiFi empezó a popularizarse y convertirse en algo común en nuestras vidas tener una red en nuestra casa es de lo más normal. La necesidad de estas redes es enorme, ya que cada vez más dispositivos requieren de una conexión a Internet para ofrecernos sus servicios. Ya no son sólo los PCs, ahora se unen los smartphones, tablets, televisores e incluso electrodomésticos como la nevera o la lavadora.

Pero claro, llevar nuestra red a todas las partes de la casa no es tan sencillo, hacen falta algunos trucos. Existen tres soluciones principales: El cable de red, el WiFi y el PLC. De todos ellos el PLC es el menos conocido y menos extendido, pero hoy os vamos a contar todo sobre esta tecnología, que verás que tu mismo puedes instalar de una forma muy fácil y convertir cualquier enchufe de tu casa en una toma de red para conectarse a Internet.

Empecemos primero planteando el problema que tenemos y por qué necesitamos PLC en algunas ocasiones. Pensemos en las dos soluciones más extendidas para crear una red en nuestro hogar, el cable y el WiFi. El cable tiene una limitación evidente, y es que hay que tirar un cable físico hasta cualquier aparato que necesite conexión, y además hay algunos dispositivos que sólo funcionan con WiFi. Sin embargo es la más estable, fiable y rápida, pero el inconveniente de necesitar un cable físico hace que no siempre nos sirva.

Para los dispositivos que sólo funcionan con WiFi no nos queda otra que recurrir a esta solución, pero hay que reconocer que no es la panacea. El WiFi se encuentra con el gran problema de las interferencias, y es que como cada vez más gente usa esta tecnología los canales están muy saturados y la señal no es lo buena que debería ser. Además, al ser una señal inalámbrica, los obstáculos también interfieren en su transmisión, y cosas como tuberías que atraviesan paredes pueden ser letales para estas. Pero también influyen esquinas, colocaciones malas del router o el receptor e incluso otras señales inalámbricas. Está muy bien cuando funciona, pero para el resto de situaciones nos puede dar muchos quebraderos de cabeza.

¿Y qué hacemos si no nos llega la señal de WiFi pero tampoco queremos tirar un cable? Pues sencillo, recurrimos al PLC. Esta tecnología convierte nuestra red eléctrica en una red del hogar, es decir, que podremos usar cualquier enchufe para conectarnos a Internet. El funcionamiento es sencillo, y se hace mediante un adaptador que convierte el enchufe en un conector de red RJ45 de Ethernet estándar.

Para hacerlo funcionar necesitamos al menos dos conversores PLC. Uno irá siempre conectado al router y a un enchufe, y el otro a un enchufe y al dispositivo que queramos conectar mediante un cable de red. Es así de sencillo, no tiene ninguna dificultad. Y si queremos conectar más dispositivos sólo necesitamos más adaptadores, ponerlos en un enchufe cercano y conectarlo con un cable de red. De verdad, no tiene más dificultad que esa convertir la red eléctrica de tu casa en una de Internet.

Pero claro, el PLC tiene problemas. Explicaros sin meternos en asuntos técnicos es complicado, pero intentaré que sea lo más suave posible. Para que el PLC sea posible, los adaptadores hacen lo que se llama modular la señal de Internet en una frecuencia más alta, para que no se mezcle con los 50Hz de la frecuencia de la red eléctrica. De este modo no se crean interferencias entre la señal eléctrica y la de Internet a pesar de ir por el mismo cable. Digamos que un cable tiene muchos carriles de frecuencias y podemos llevar cada una de las señales por uno de estos carriles, y eso es la modulación en frecuencia.

El problema aquí es que la modulación en frecuencia, además de tener sus problemas, degenera algo la señal, aunque no es el mayor de los problemas. Algo más importante es la calidad de la instalación eléctrica, ya que al usar frecuencias altas los cables no responden tan bien como lo hacen a frecuencias bajas, y si el aislamiento de los cables es muy malo y estos son viejos o de mala calidad, podemos encontrarnos con que el PLC no funciona adecuadamente. Aún así no hay que preocuparse demasiado, porque yo he probado PLC en hogares con instalaciones eléctricas viejas y ha funcionado de maravilla.

Ya conoces una solución más para crear una red en tu hogar o extender la tuya para llegar a más sitios o mejorar la señal donde no te funcionaba bien.

Te puede interesar
Mostrar comentarios