follow us in feedly

Con todo el tema del Curiosity, y válgame la redundancia, se me ha despertado la curiosidad sobre cuánto se tarda en ir a Marte, al Planeta Rojo, para visitar a nuestros vecinos más cercanos en nuestro querido Sistema Solar. Bueno, por eso y porque estando de vacaciones hay que innovar a veces sobre los destinos que visitar… Bueno, pues vamos a averiguarlo juntos, ¿os parece? ¡Allá vamos, marcianos!

¿Cuándo salimos?

Lo primero de todo es elegir el momento oportuno. A ver, es que resulta que la órbita de Marte (la elipse que dibuja) es mucho más curvada que la nuestra (para explicarlo de forma sencilla) y por tanto el cuándo importa mucho. Que no lo digo yo, lo dice la Wikipedia… Bueno, pues la posición de Marte con respecto a la Tierra se llama oposición. En las oposiciones más favorables (más o menos cada 2 años), estamos tan sólo a 55 millones de kilómetros. Para vuestra curiosidad, con un coche a gasolina normal construido en los últimos 15 años, nos costaría aproximadamente 9 millones de euros en combustible, tal y como está hoy en día…

Bueno, pues en ese momento de oposición idónea, es cuando la NASA y demás Agencias mandan sus naves, exploradores, etc…

Bueno, pues en esos momentos, el viaje oscila entre los 150 y 300 días, dependiendo de la velocidad del lanzamiento, la alineación entre Tierra y Marte, el recorrido del viaje y sobre todo del combustible que tenga el bicho.

Precedentes históricos

Para que nos hagamos una idea de lo que se tarda en ir tendremos que ver cuál es nuestra historia en viajes al Planeta Rojo, para ver más o menos cuánto tardaron. Durante estos 50 años de viajes a Marte, el primero fue la Mariner 4 que tardó 228 días, luego la Mariner 6 con 156 días, Mariner 7 con 131 días (récord), la Mariner 9 en 167 días… Y luego la Viking 1 y 2 (335 y 360 días, respectivamente), la Mars Reconnaissance Orbiter que tardó 210 días, la Phoenix que fueron 295 días y finalmente, la Curiosity que ha tardado 253 días. Lo que os decía, entre 150 y 300 días, mes arriba, mes abajo.

¿Por qué se tarda tanto?

Si nos ponemos a pensar y tenemos los siguientes datos: 55 millones de kilómetros de distancia, y un vehículo que va a 20.000 km/h, pues no deberíamos tardar más de 115 días.

¿Por qué entonces se tarda más? Primero de todo porque no se puede dirigir el cohete hacia donde está Marte, si no donde estará, y eso hace que aumente algo la distancia, pues no será “en línea recta”, y tendríamos que intentarlo de la manera que veis a la derecha. De esta manera, hay otra cosa a tener en cuenta: el combustible, de nuevo. Como no lo tenemos ilimitado y tenemos que alcanzar la órbita de Marte, hay que hacer ciertas maniobras, con la intención de ahorrar en combustible, y en éstas, habremos de decelerar y por tanto, tardaremos más en llegar, lógico.

Por último, os enseñamos en un vídeo esquemático cómo hacemos los viajes hoy en día en dirección Marte, como ya digo, intentando que sea lo más barato posible en términos de combustible.

Bueno, ¿qué? ¿Os venís a un viaje a Marte que vamos a organizar desde Omicrono? Es cuestión de juntar todo lo necesario. Estaros atentos a vuestros perfiles de Google Plus y otras redes sociales…

Via | Universe Today