follow us in feedly

Internet, esa inmensa red de ordenadores conectados en la que se comparte información. Ese entramado de conexiones que recuerdan a una tela de araña en el que nos pasamos tantísimas horas para entretenernos, para compartir o para buscar información. Creemos conocer dónde encontrar casi todo, pero quizá nos sorprenda saber que la parte que “conocemos” de internet no es más que una ínfima porción de un inmenso oceano de información, una ingente cantidad de información que se encuentra a más profundidad, lejos de las arañas de los buscadores.

Y es que entre tanta información era necesario ya hace años una guía, algo que nos ayudara a buscar y encontrar aquello que necesitamos. Así fue como nacieron los buscadores como Yahoo o Google que a medida que han ido pasando los años han ido perfeccionando sus métodos para indexar y guardar en su base de datos todas aquellas páginas que pueden. Porque existen limitaciones y páginas a las que no pueden rastrear.

¿Cómo existe la internet profunda?

El trabajo “sucio” de los buscadores los hacen sus arañas, un particular nombre para un software que se dedica a recorrer la red en busca de páginas y de la información que contienen. Seria absurdo y tremendamente lento que fuera en el momento de la búsqueda el buscador se dedicara a rebuscar en internet aquello que buscamos. Por eso manda a sus arañas en busca de información que luego clasifica por diferentes temáticas en una gigantesca base de datos. De esta forma cuando nosotros buscamos algo nos puede devolver resultados en cuestión de segundos, millones de ellos.

Pero no todo es accesible, ni todo cumple los mínimos para que una araña de cualquier buscador pueda acceder a la información que una página contiene. De hecho, las arañas de los buscadores no son capaces de indexar el 95% de la información existente en internet. Y esto ocurre por diversos motivos, entre los principales se encuentran que los sitios a los que no pueden acceder los rastreadores están protegidos con contraseña, grandes bases de datos, documentos y otros archivos de formatos no indexables, y todas aquellas bases de datos que han de ser “interrogadas” para que devuelvan resultados (por ejemplo las de diccionarios). Evidentemente también forman parte del internet profundo todas aquellas página que no “quieren” ser vistas.

Un concepto que se entiende mucho mejor con una comparación que hacen en un artículo, los buscadores pueden compararse con grandes redes de arrastre. Una gran cantidad de cosas pueden arrastrarse con la red en la parte más superficial , pero hay una gran cantidad de información que queda en la profundidad y que se pierde. Y es por este mismo motivo que la internet profunda es de una magnitud enorme. Según un estudio de la Universidad de Berkeley se estima que actualmente la internet profunda debería tener un tamaño aproximado de unos 91.000 Terabytes, esto es unas 550 veces más grande que el internet convencional.

Con unas cifras así uno se pregunta qué cantidad de cosas nos estaremos perdiendo, y cuantas respuestas a nuestras preguntas probablemente se encuentren dentro de las profundidades no indexadas. Un fenómeno fascinante y que arroja datos muy interesantes como que la mitad de esta internet profunda está compuesta de bases de datos de temas específicos, y que aunque parezca que le demos un misterioso velo de secretismo a esta otra cara de internet al menos el 90% del contenido es totalmente público y accesible.

Esto derribaría uno de los mitos más frecuentes de la internet profunda, que muchos imaginan como refugio de delincuentes, pederastas y donde circula material de muy dudosa legalidad. Evidentemente hay de todo pero no todo es tan oscuro y paralelo. Tan sólo hay que investigar un poco para poder acceder  a ciertas partes de esa internet escondida, como los enlaces .onion (con la red Tor). Así que si buscas más respuestas que las convencionales y crees que pueden hallarse en las profundidades de la red ¿te adentrarás en la internet profunda?

Via Wikipedia

 

  • jcar19

    .. Habría que diferenciar entre la info de la red y sitios no indexados, de los cuales muchos son app web para corporaciones obviamente no accesibles a todo mundo y sobre la red información encriptada de diferentes servicios para el mismo fin.

  • Pingback: La Internet Profunda: El lado oculto de la Red

  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://gplus.to/bobfisher Bob Fisher

    Muy interesante artículo.
    Sólo una pregunta. Con la cantidad de información que hay y se actualizará en Internet, ¿realmente se puede medir tan basta información?.
    Realmente Internet parece como el universo, donde nosotros, individualmente, solo ocupamos y/o abarcamos, una pequeñísima parte de ello.
    Saludos.

  • Rat

    Nada recomendable el uso de tor y los enlaces .onion de la hidden wiki solo hay depravados, pornografía ilegal, policia haciendose pasar por delicuentes, como sicarios por ejemplo, y un sin fin de chorradas, como o imagenes gore o el black market y su venta de drogas y armas . Lo único interesante son los bitcoins y sus mineros, deberíais hacer un artículo acerca de los bitcoins, tema muy interesante.

  • Pingback: El lado oculto de internet | Actualidad informática

  • http://notengo Pedro

    Que interesante investigacion aun creo que no es la idonia, falta hacer ajustes para las cargas y descargas,cuando son videos es mucho el tiempo y donde perdemos tiempo,los que cren tener el control se equivocan solo ven sus intereses,cuando una mente da un salto es cuando se preocupan,y en algunos casos son renovacion de equipos,debiendo tener encuenta que cada dia sale un grupo mayor en busca de informacion.

  • Pingback: La Internet Profunda: El lado oculto de la Red « Omicrono « Mi Blog