En el ámbito de la medicina, conseguir métodos baratos para detectar y/o tratar enfermedades se está convirtiendo en algo esencial.

En los países desarrollados hay bastante inversión en salud, pero en aquellos países donde la inversión es ínfima o nula, los métodos diagnósticos deben adaptarse a las circunstancias. Recientemente os hablamos de un método barato y natural para conseguir agua potable (evitando así enfermedades intestinales). Ahora, el método es directamente para detectar enfermedades.

Al menos, eso afirma un grupo de científicos de la Universidad Estatal de Ohio, los cuales han desarrollado unas tiras de papel baratas, de apenas 50 centavos de dólar, capaces de detectar malaria y algunos tipos de cáncer en zonas hostiles.

Las tiras de papel capaces de detectar malaria y cáncer

La idea del equipo de investigadores dirigido por el químico Abraham Badu Tawiah, de la Universidad Estatal de Ohio, y publicada en el Journal of the American Chemical Society es tan fácil de usar como una prueba de embarazo casera: Se coloca una gota de sangre en la tira de papel y se guarda para enviar a un laboratorio. Si sale positivo, se citará al enfermo para posteriores estudios. Sino, se acabó el problema.

En un principio, como bien explica Badu-Tawiah, estas tiras de papel capaces de detectar malaria y cáncer tan solo iban a servir para la malaria, pero él creyó que podrían potenciarse para detectar casi cualquier enfermedad para la cual nuestro organismo sea capaz de crear anticuerpos. Y esto también incluye el cáncer, como el cáncer de ovario o cáncer de colon.

Cómo funcionan las tiras de papel para detectar malaria y cáncer

Las tiras están hechas de papel blanco y pegadas con cinta adhesiva, en las cuales se imprime tinta con una impresora de inyección de tinta común y corriente. Mediante este método se imprime tinta de cera que crea canales y embalses para poder capturar la muestra de sangre (las tiras apenas miden lo mismo que un sello de correos).

malaria

El método consigue la creación de sondas iónicas en el papel, las cuales llevan una carga positiva que permite la lectura de la gota de sangre por parte de un aparato llamado espectrómetro de masas, a la vez que protege la sangre de la luz, temperatura y humedad hasta que llega al laboratorio.

Además, estas sondas iónicas se han diseñado específicamente para etiquetar los anticuerpos de las enfermedades. Las muestras, en total, pueden aguantar 30 días con una buena conservación. Por otro lado, el equipo tiene como plan de futuro hacer pruebas más sensibles, capaces de usar saliva u orina en lugar de sangre.

Los investigadores afirman que estas tiras capaces de detectar malaria y cáncer podrían servir incluso para poblaciones rurales o remotas de países desarrollados, en las cuales también existe falta de métodos diagnósticos y dificultades para ello. En total las tiras apenas cuestan 50 centavos de dólar cada una, un precio que podría incluso disminuir cuando se fabriquen en masa. De momento ya son capaces de detectar marcadores de cáncer de ovario y de malaria.

Te puede interesar
de 15