Los cuellos de botella son una de las pesadillas para los aficionados a montar su propio ordenador, y ocurre cuando hay piezas que no pueden alcanzar el rendimiento de todo el sistema. Por ejemplo, si tienes un ordenador genial pero un disco duro lento, todo el sistema se verá limitado por culpa de ese disco duro, aunque sea capaz de mucho más.

La memoria, en general, ha empezado a ser un cuello de botella para la informática. Las celdas de memoria tienen que cambiar con rapidez, y los campos magnéticos que se utilizan para cambiarlas no están a la altura. Estamos llegando a un punto en el que la computación no podrá avanzar por la memoria, y esto es mucho más problemático de lo que parece, cuando estamos a las puertas de tendencias como la computación cuántica.

Radiación terahertz: 1000 veces más rápida que los campos magnéticos

radiacion-terahertz

Por ello, un grupo de científicos procedente de Alemania, Países Bajos y Rusia ha estado investigando cómo cambiar los campos magnéticos actuales por radiación terahertz. Los resultados por sí sólos son sorprendentes: esta radiación sería capaz de cambiar el estado de la memoria 1000 veces más rápido que las memorias actuales, por lo que abriría la puerta a crear memorias ultrarápidas, según anuncia la nota de prensa publicada.

El estudio, enviado a Nature Photonics a principios de año, ha estado explorando la posibilidad de usar pulsos electromagnéticos en frecuencias terahertz para reescribir las celdas de memoria. Estas ondas, situadas entre las ondas infrarrojas y las ondas microondas, ya se han utilizado en experimentos para analizar organismos y mecanismos con rapidez (algo aplicado en escáneres corporales de aeropuertos), y para leer libros antiguos sin dañarlos.

radiacion-terahertz-grafico

Volviendo al tema de las memorias, los científicos han demostrado en su estudio que este nuevo método es más eficiente y mucho más rápido. La cantidad de datos que pueden ser manipulados aumenta, por lo que se pueden crear sistemas más complejos o mejorar el rendimiento de los existentes. En otras palabras, estamos ante una base sólida para el desarrollo de una memoria mucho más rápida.

Por desgracia, el momento en el que nos encontremos radiación terahertz en nuestro ordenador todavía se hace lejano: han conseguido una prueba de concepto pero no han publicado pruebas en chips funcionales, así que la fecha de llegada de este invento se hace lejana cuanto menos. Lo que sí tenemos es un futuro prometedor.

Te puede interesar
  • miguel pozos

    Si no tiene grafeno, humo …😐

  • Larry Page

    Con una de esas el Lag se reduce un 15%

de 16