Hoy, 30 de noviembre, comienza un gran experimento de física cuántica a nivel mundial, con el que se pretende poner fin a una disputa eterna sobre las bases de esta enrevesada ciencia.

El misterio que se pretende desentrañar versa sobre el entrelazamiento cuántico, un fenómeno en el que científicos como Niels Bohr y Albert Einstein tuvieron opiniones bastante encontradas en su momento.

El dilema ha dividido a científicos de todo el mundo durante décadas, pero puede que hoy, gracias a un experimento en el que se pretende que participen al menos 30.000 voluntarios de todo el mundo, por fin tengamos una respuesta. Y para ello sólo tenemos que hacer lo que mejor se nos da a los seres humanos: comportarnos de forma aleatoria.

¿Bohr o Einstein? El dilema que dio lugar al experimento

einstein-bohr

Real Madrid o Barça, vino o cerveza, playa o montaña, Nutella o Nocilla… Todas estas opciones dividen, han dividido y dividirán a los seres humanos durante mucho tiempo; pues, por lo general, no pueden coexistir entre ellas, ya que sólo solemos preferir una muy por encima de la otra.

Pues bien, se podría decir que la Nutella y la Nocilla de la física cuántica son Niels Bohr y Albert Einstein, con sus hipótesis acerca del entrelazamiento cuántico.

Y es que sus teorías no tienen nada que ver la una con la otra, ya que Bohr defendía que, a nivel cuántico, la materia cambia cuando se observa, de modo que las partículas no tienen un valor hasta que se miden, interfiriendo además entre ellas a través de un entrelazamiento en el que no importa lo distantes que estén.

Para Einstein, en cambio, esta teoría carecía de sentido, pues violaba el principio de la localidad, que defiende que dos objetos alejados el uno del otro no pueden influirse de forma instantánea. Así, añadía además que existen variables subcuánticas que permiten hacer una descripción determinista de la materia; es decir, que se pueden describir sin que medien el azar o la observación.

The BIG Bell Test, el gran experimento en el que todos podemos participar

the-big-bell-test

¿Entonces qué pasa? ¿La materia depende de su observación y, por lo tanto, del azar o se puede describir de un modo determinista como afirmaba Einstein?

Para responder a esta pregunta, desde los años 70 comenzaron a desarrollarse los conocidos como experimentos de Bell, una serie de ensayos en los que se comprueba el comportamiento de la materia bajo la influencia de una serie de datos aleatorios.

El más importante de estos experimentos tuvo lugar en 2015, con ayuda de una máquina que generaba números aleatorios de una forma muy rápida. Los resultados se inclinaban hacia la influencia del azar, pero aún sigue sin considerarse un estudio concluyente, por lo que se espera que el experimento de hoy, bautizado como BIG Bell Test, ponga fin definitivamente al dilema.

Tendrá lugar en doce laboratorios de todo el mundo, aunque estará dirigido por el Instituto de Ciencias Fotónicas (IFCO), situado en Castelldefels, y en él puede participar cualquiera que esté dispuesto a intervenir en una serie de juegos cuyo objetivo es generar series aleatorias de ceros y unos.

Esos datos serán enviados a los laboratorios participantes, que los utilizarán para determinar el orden de medición de las partículas cuánticas entrelazadas, comprobando si, efectivamente, el azar tiene que ver en ello.

Si creéis que hoy os habéis levantado suficientemente aleatorios como para participar, aquí tenéis el enlace. Podréis contribuir a uno de los hallazgos más importantes de la física cuántica de los últimos tiempos. Y sin estudiar. No digáis que no os apetece.

Te puede interesar
de 14