Todos sabemos lo terrible que puede ser el tabaco, y lo complicado que es dejar de fumar.

Pero, ¿qué sabemos sobre las mutaciones genéticas causadas por el tabaco? Hasta ahora sabíamos que el tabaco es capaz de provocar hasta 17 tipos diferentes de cáncer (siendo el más conocido el cáncer de pulmón y relacionados, como laringe o boca). Sin embargo, no teníamos claro hasta que punto el tabaco daña el ADN.

Ahora, gracias a un estudio llevado a cabo por Ludmil Alexandrov y sus colegas del Laboratorio Nacional de Los Álamos, en Nuevo México, y publicado en la prestigiosa revista Science, ya sabemos con total precisión las mutaciones genéticas causadas por el tabaco en el pulmón, laringe, faringe, vejiga e incluso hígado.

Cuáles son las mutaciones genéticas causadas por el tabaco

gene adn

Según estos investigadores, de media, por cada 50 cigarrillos se produce una mutación genética en las células pulmonares. Así pues, aquellos que fumen un paquete de 20 cigarrillos diario durante un año sufren hasta 150 mutaciones en sus pulmones, 97 mutaciones en sus células laringeas, 39 mutaciones en su faringe, 18 mutaciones en la vejiga y 6 mutaciones en las células de su hígado.

Para llegar a esta conclusión, Alexandrov y sus colegas compararon el ADN tumoral de 2.500 fumadores con 1.000 personas no fumadoras, consiguiendo identificar aquellas mutaciones genéticas causadas por el tabaco.

En teoría, cada una de estas mutaciones en el ADN tiene suficiente potencial para desencadenar un daño genético que acabaría en un cáncer. Por suerte, no siempre sucede así, aunque no sabemos cuál es la probabilidad de que dichas mutaciones genéticas causadas por el tabaco acaben convirtiéndose finalmente en cáncer, o qué tipo de mutación es más maligna que otra. Sabemos que las mutaciones se producen, y que son causadas por el tabaco, pero nada más.

Fumar es como jugar a la ruleta rusa

ruleta

Según comenta Alexandrov, “fumar es como jugar a la ruleta rusa“. Evidentemente un fumador de años (e incluso décadas) llega a reunir muchas mutaciones genéticas causadas por el tabaco, lo que implica que tiene muchísimas probabilidades de desarrollar un cáncer. Y, sin embargo, esto no sucede. Depende de los genes que hayan mutado.

Esto implica, de la misma forma, que un solo cigarrillo tiene el potencial suficiente para causar mutaciones genéticas, por lo que los investigadores esperan que su estudio disuada a todo aquel que piense empezar a fumar, y por fin quede en el olvido el mito de que “fumar socialmente es inofensivo”.

Además, las mutaciones no desaparecen a pesar de dejar de fumar. Las cicatrices en el ADN son para siempre, pero dejar de fumar evita el riesgo añadido. De hecho, existen estudios que afirman que dejar de fumar disminuye significativamente el riesgo de muerte prematura. Un claro ejemplo es un estudio realizado en Reino Unido, el cual analizó a 35.000 hombres durante 50 años; aquellos que fumaban vivían una media de 10 años menos, mientras que aquellos que dejaron de fumar a los 30 años eliminaron su riesgo de muerte prematura.

Te puede interesar
de 19